Domingo por la mañana

Autora: Aida Rebull

Se humedeció los labios y respiró hondo; el viento olía a primavera.
Mecía la curva de su boca de la que se asomaba una sonrisa, el frescor de la brisa se inmiscuía entre sus dientes, que relucían por el sol de media mañana.

Su cara cantaba a la alegría y desafiaba el calor de los rayos dejando dibujada media luna en las mejillas. Qué bien se siente uno cuando no tiene que pensar en nada más que en nada.

Anuncios

2 Respuestas a “Domingo por la mañana

Deja tu granito de arena:

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s