Huir del pasado

Autora: Aida Rebull

Necesitaba algo que le mantuviese activo y salió a correr.
Sus músculos se pusieron en funcionamiento: estirándose, contrayéndose. Trotando como un caballo, chocando contra las olas, deshaciendo la orilla de la playa. El sol pegaba con fuerza y derretía la sal de sus venas, pero el mar le refrescaba. A medida que sus recuerdos le abrumaban corría más y más fuerte para dejarlos atrás. Le quemaban los pies sobre las plantillas, las zapatillas sobre la arena.  La fatiga le ahogaba, pero el hecho de que tuviera que olvidar le daba más fuerza. No corría para alcanzar, corría para huir. Para escapar de sus sueños frustrados, de su amor inacabado, de su pasado.

Así se sentía mejor.

Anuncios

Deja tu granito de arena:

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s