El tiempo es arena

Autora: Aida Rebull

Amanece en el desierto y me enfrento a la consciencia de que el silencio me invade. Sola con la arena de mis manos, que se filtra entre los huecos de los dedos absorbida por la gravedad. Se derrumban los granos y se hacen brisa; ya no caen a mis pies, no dejan rastro alguno, sumidos en el olvido.

En esta caricia seca mis yemas se desnudan y dejan al descubierto mis huellas dactilares; la arenisca me deja cada vez más desarropada en el paisaje inerte.

Minúsculos granos, secos, salados, que van cayendo en el tiempo como un improvisado reloj de arena donde se pierden los recuerdos para siempre y en la consciencia de que el silencio, otra vez, me invade.

Anuncios

Deja tu granito de arena:

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s