Cielo encendido

Autora: Aida Rebull

Un aleteo corto y revolucionado sobrevuela mis ojos, trazos irregulares que me enredan la vista; se maneja con sus alas a través del aire y enciende la chispa al rozar con la rama. Levanta aromas a naranjo, tierra seca y removida.

Se cuela decidido entre la maraña natural, ajustando sus plumas al cuerpo para no perder ninguna; sonido fugaz enroscado entre el laberinto del claro oscuro. El ave, desenfadada, busca aposento, el mejor balcón al espacio. Siéntate que ya empieza el espectáculo.

Y ahí estamos, atardeciendo entre el entramado de lineas quebradas y secas por el calor, se enganchan unas con otras y siluetean el paisaje. Un abanico de colores ardientes, incendiarios, que se extienden hasta el horizonte y se rompen en el árbol desquebrajado. Es la hora y el sol se apaga.

Dale a la luz que se va haciendo de noche.

Anuncios

2 Respuestas a “Cielo encendido

Deja tu granito de arena:

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s