Sobre Ibiza

Autora: Aida RebullTu cinta del pelo flotó por el cielo -con aromas todavía sesenteros- y cayó al agua de cristal, confundiéndose entre los corales sangrantes y extravagantes; los tumultos simultáneos y espontáneos de peces. Un círculo concéntrico aguado que se expandió por el movimiento hasta llegar a nuestros pies remojados en mediterráneo, en ese rincón bucólico de Ibiza. Una ínsula al capricho de la naturaleza plagada de acantilados abocados a la naturaleza gentil, de higos chumbos y pinos ondulantes por el viento, salpicados por la espuma y el néctar de  posidonia. Al capricho de los veleros, repletos de colonizadores y de ostentación.

Con el bolso de mimbre al lado nos comimos unas gambas a la salud de las rocas partidas por las olas, al aire fresco y renovado. El jugo isleño se deslizaba por las comisuras de nuestras bocas en ese ambiente tan marino, en el que la barca nos esperó hasta el atardecer, que cargó contra el cielo con sus tintes pasionales.

No había prisa, tú con tu vestido de lino blanco balanceándose al son de la marea y tu rostro dorado sonriéndole a la playa desierta, al pequeño embarcadero que nos acogía con su intimidad, al jolgorio juvenil y a la despreocupación de la fiesta.

El blanco abigarrado de las casas del Dalt Vila, se desnudaba frente a nosotros, con sus vestiduras de cal y cortinas volantes sobre la hegemonía del minimalismo monumental, en la pureza de sus calles empedradas y simétricamente hermosas de la más grande de las Pitiusas.

Anuncios

2 Respuestas a “Sobre Ibiza

Deja tu granito de arena:

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s