Sobre el mar

Autora: Aida Rebull

Deshazte del equipaje pesado, desnúdate, descálzate y emprende este viaje marino que se abre con tu primer paso en la arena. Escurridizos, ardientes, los granos se apelmazan entre tus dedos y se pegan a tu piel para unirse a esta odisea. Pisa fuerte y evapora el sudor de tus yemas.

Poco a poco vas oliendo el soplo del mediterráneo que te traen las gaviotas; aroma a conchas machacadas, algas perdidas en la costa. Brisa de gotas saladas que se estampan suavemente en tu cara. Abre los brazos y enfréntate a las ráfagas ahogadas. Relájate, deja que se inmiscuya la sal en tus papilas gustativas, saborea el mar. Sonríe a la bruma espumosa que se enrolla entre las ondas mojadas, que ya te alcanzan las rodillas. El frescor que trepa por los poros de tu piel y los cristaliza.

Azul cielo, azul mar, ya se reflejan en tus pupilas en un plano monocromo abierto. La enormidad añil esparcida por el espacio inmenso ondulado, libre. Destellos cristalinos de sol, baile de luz.

Rumbo fijo al fondo, con tus pulmones infinitos y la mente en blanco, sin anclajes, buceando. Un periplo submarino hasta lo más profundo.

Anuncios

2 Respuestas a “Sobre el mar

Deja tu granito de arena:

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s