1ª Etapa

9 DE AGOSTO DE 2009
VILLAFRANCA DEL BIERZO – LA FABA (25 km.)

Autora: Aida Rebull

El autobús nos ha dejado en Villafranca del Bierzo a las 5:30 en la carretera, con las mochilas, el frío y sin saber que hacer, así que no nos ha quedado otra que empezar a caminar sin haber dormido más que 5 horas y después de haber conducido otras tantas. Una hora más tarde, y sin haber podido cuñar la credencial, estábamos disfrutando de la soledad nocturna de las calles de Villafranca. Iglesias y monumentos románicos se alzaban consistentes entre nuestros pies.

Autora: Aida Rebull

Los primeros kilómetros los hemos hecho por carretera hasta que nos hemos adentrado en una retahíla de pueblos empedrados y balcones de madera medio solitarios y acompañados por el estruendoso caudal del río Valcarce.

Me llama la atención de que pesar de que hayamos descansado poco, nos hemos sentido fuertes para seguir adelante  -quizás sea la ilusión del primer día- y hemos hecho más kilómetros de los que nos tocaban; hay que aprovechar la fortaleza del principio. La subida hasta La Faba ha resultado ser la más dura, pendiente hacia arriba hasta llegar al albergue. Es el antecedente de lo que nos espera mañana: cruzar los montes de León. Ya hemos comprobado lo cruel que puede ser a veces el camino; cuanto más cansado te encuentras peor es la parte a superar.

Hoy ya hemos cubierto los primeros dos espacios de la credencial. Como mínimo se ha de cuñar dos veces al día, pero como cuños los hay en todos los sitios y cada cual más original, la mayoría de peregrinos se dedican a coleccionarlos.

Nos hemos acostado a las 10:00 en el más completo silencio y oscuridad. Para mañana tendreLa suerte nos ha acompañado y hemos entrado de los primeros al albergue por lo que hemos tenido ducha. Tan solo había un pequeño bar para comer y compartimos mesa con dos peregrinos que ya llevaban un día de camino. Un chico de Ponferrada, que había empezado ha andar justo desde la puerta de su casa y una chica de Ribeira. Ya nos habíamos visto varias veces durante la etapa; casi todos nos cruzamos alguna vez y nos decimos: “buen camino”.

Sólo me ha hecho falta una noche para saber que cuando se duerme con 50 personas en una habitación lo más fácil es que haya más de una que ronque y que se pueda formar una orquesta filarmónica de medianoche. No creía que me hicieran falta los tapones pero mañana dormiré con ellos.mos otra larga etapa. A estas horas tengo las piernas molidas; menos mal que me he hecho un masaje, me he tomado un paracetamol y me he puesto las tiritas para mis primeras ampollas.

Más imágenes de mi Camino

Anuncios

Deja tu granito de arena:

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s