8ª Etapa, final del Camino

16 DE AGOSTO DE 2009
LAVACOLLA – SANTIAGO DE COMPOSTELA (11 KM.)

Autora: Aida RebullSalimos de Lavacolla sabiendo que lo de hoy era un paseo hasta la Santiago de Compostela. No obstante, nos hemos levantado temprano no sé si por la costumbre o por las ganas de llegar. Hemos ido solos en todo el camino, reflexionando sobre lo que habíamos vivido; lo que hemos sudado juntos, sufriendo nuestros propios males y los del otro. Ha sido bonito compartir todas esas cosas, los dos. Los días eran tan extraños que nos parecía haber pasado por un espejismo. Una semana andando por Galicia, durmiendo cada día en lugar, nos hacía sentir en tierra de nadie.

Hoy había mucha niebla y en ocasiones pensábamos que nos habíamos equivocado de ruta. Hemos vuelto atrás varias veces para cerciorarnos de que seguíamos las flechas hasta subir el Monte do Gozo en silencio y bajado con emoción. La señal de tráfico nos indicaba que ya estábamos en la ciudad,  las 9:00 ya estábamos casi en nuestro destino final. Nos adentrábamos cada vez en calles más estrechas, se hacían empedradas, ya estábamos en el centro histórico y podíamos ver los despuntes de la catedral sobre los edificios. Nos acercábamos al final.
Hemos llegado a la Plaza del Obradoiro bajando por unas escaleras de piedra situadas a la izquierda e imponiéndose ante nosotros, la catedral. Ya es el final.
Nos ha llegado todo de repente: el cansancio y el sueño, el barroco de la catedral, el fin del camino, los compañeros que llegaban, la cola de la plaza de las platerías para recoger la Compostela en la casa del peregrino. Otro espejismo.
Nos hemos despedido de todos, en Santiago quedan recogidas todas las bromas y conversaciones del trayecto. Ni siquiera sé el nombre de todos (y tampoco me acordaría) pero todos hemos compartido pasos y con eso me quedo. Nos unía un objetivo común y por el mero hecho se ser peregrino ya eras bienvenido allá donde te sentabas. Sin saber cómo ya estoy descansando en el hotel; ya han pasado 8 días intensos sin casi haberme dado cuenta.

CONCLUSIONES: El Camino es como la vida misma, largo y denso pero que pasa raudo bajo los pies. Es el esfuerzo por subir la cuesta pedregosa; la arena te ciega los ojos y el sol te resiente. Pero el desagravio de las arboledas te dan el frescor suficiente para seguir adelante y el esfuerzo merece la pena. El Camino es un sendero con el que compartes tus pasos y al pasar conoces a personas que te dejan huella o, por el contrario, los dejas pasar. Es la satisfacción de resolver el desafío y saber que ya no eres al mismo que al empezar.

Más imágenes de mi Camino

Anuncios

2 Respuestas a “8ª Etapa, final del Camino

  1. Me han gustado tus conclusiones. Volver a Ítaca. El viaje es el camino, y ojalá sea un camino largo y sinuoso como dice Kavafis. Las fotografías y los textos que logras tienen mucha cohesión. Felicidades. Saludos.

Deja tu granito de arena:

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s